El paraíso de Tierra Bomba

No sabía de la existencia de este lugar ni tenía planeado volver a Tierra Bomba. Estaba con un amigo en un hostal en la ciudad amurullada y queríamos ir a Baru o Islas del Rosario, ya no recuerdo 😂 el caso es que no queríamos ir en Tour porque nos parecía costoso y queríamos ir por cuenta propia, así que no madrugamos como todos lo que iban a los Tours e hicimos todo a nuestro ritmo 🙈 y llegamos a un puerto local (muy local) a eso de las 11am a buscar una lancha que nos llevará. Ya no habían. Así como tampoco habían turistas a esa hora que quisieran ir. Insistimos hasta que mi amigo logró convencer a un señor que iba con su familia hacia Bocachica para que nos llevará. Hicimos en la lancha como 20 minutos de recorrido hasta que el motor se daño y nos quedamos en medio del mar con el sol más fuerte que tenía Cartagena para nosotros. El lanchero pidió ayuda y llegó un amigo suyo en un jetsky a llevarnos arrastrados de esta. Se imaginan un jetsky con el peso de una lancha y 6 personas a bordo? No avanzamos nada 😂. A la final el lanchero nos dijo que obviamente no nos podía llevar a nuestro destino y que nos dejaría en Bocachica donde el vivía y de ahí debíamos tomar otra lancha de regreso. Estábamos decepcionados. No había salido nada como lo habíamos imaginado. Llegamos a su pueblo y se veía feo, sucio, no había playa y sólo habían locales, nada de turismo. Nos bajamos de la lancha y un local llamado David nos dijo que si queríamos conocer su isla que el nos daba un Tour.

No era lo que esperábamos pero nos miramos y dijimos como “Ya estamos aquí, pues vamos que nada perdemos”. Comenzamos a caminar y sólo se veían casitas super pobres, calles en mal estado y perros delgados por todas partes. No le teníamos fé al lugar. Pero oh sorpresa la que nos llevamos cuando llegamos hasta el fuerte de San Fernando de Bocachica y vimos las playas que habían de ese lado. Era un pequeño paraíso sólo para nosotros y los locales ♡ El fuerte esta lleno de historia, David nuestro guía había sido capacitado por el Sena según el para atender a los pocos turistas que llegaban al lugar y contarles todo lo que sus muros escondían. Después fuimos a la playa y era hermosa, quedamos fascinados con este lugar y su gente tan amable. Definitivamente la vida nos sorprendió y nuevamente nos dijo “La vida no es como la esperas, sino mucho mejor”.

Sígueme
Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.